Escultura enorme de la cabeza de joven griego. Ha perdido como de base de la nariz hacia arriba. En todos de grises.

Foto: Levi Meir Clancy | Unsplash

Y no pasa nada...

Vuelve a la home

Hace unas semanas me preocupaba entrar en instagram y ver a conocidos en la manifestación "improvisada" frente a la sede de los populares por el tema ayuso/casado.

Por twitter preguntaron si es que preocupaba tener conocidos con diferentes ideas políticas, que pensaban que era de broma.

Uso la palabra "conocidos" creo que un poco por miedo a esa persona mucho más cercana que no tienes localizSchrodingerGata ada. Conocidos con diferentes ideas políticas tenemos todos, pero son eso, conocidos; gente más lateral en tu vida.

Cuando se trata de alguien más cercano ya estamos en otro terreno totalmente diferente.

Las amistades funcionan a otro rollo y hay de todo. Personalmente me cuesta tener cerca a gente con cierto tipo de ideas con las que no comulgo para nada o me molestan especialmente. Eso no quiere decir que todos los casos sean iguales y a veces quieres a una persona en tu vida sí o sí.

Y está guay, pero no es gratis.

Ese pensar diferente, en abstracto, no debería ser algo negativo y se puede argumentar que es un buen terreno para cuestionarse y crecer.

Ahora, pasa que tras las risas estas dos personas van a votar y aquí ya me cuesta más, porque según ganen unos bandos u otros se influye en la vida de todos de diferente manera; no es lo mismo ganar privilegios que ganar derechos.

Pasa que hay una serie de partidos que están cero alineados con la gente que no llegamos a un cierto nivel de renta y/o nos salimos más o menos de la norma que ellos mismos, con dios de su parte, tienen marcada.

Así, que sí que pasa. Pasa que luego no dan cita en el médico, pasa que las redes de apoyo desaparecen, pasa que mañana no puedo ir de la mano de quien yo quiera, pasa que de repente necesito un seguro privado, pasa que me ofrecen un contrato de mireda, pasa que ya no soy una persona "normal" o que se me acepta mientras no me salga de unos márgenes "normales". Y pasan muchas más cosas.

También pasa que está bien que todo esto no te importe y está mal que te cancele o que no te quiera cerca.

Los esfuerzos para mantener esa amistad son muy diferentes. Como lo es el coste.

Que conocidos tengan ideas diferentes me cuesta gestionarlo más o menos dependiendo de esa cercanía.

Así, que sí, me da miedo entrar en instagram y encontrarme a cierta gente en la manifestación frente a la sede de esta gente. Me da miedo que esa persona con la que me llevo un poco mejor vote a una gente que me complica la vida o a la gente a la que quiero. Me da miedo encontrarme tan cerca a alguien que se jacta de permitirme ser "dentro de un orden".

Y para mi es un problema tener que valorar hasta qué punto quiero mantener cierta relación con esta persona.

Normalmente se forma una grieta importante y empiezas a prestar atención a una serie de detalles que dejan de tener gracia.

Si las diferencias son leves pues es más fácil, pero hay saltos que son tremendamente complicados.

Esto no solo pasa en diferencias políticas. Si compro mucho en amazon y mi amigue está viendo que tiene que cerrar la librería porque no hay manera de competir con semejante monstruo… le puedo pedir que no le toque mucho la moral? O que me ría las gracias?

Le puedo decir que que no pasa nada?