44 y subiendo

44 y subiendo

Otro año más estamos aquí, y ni tan mal.

Los 43 han sido bastante movidos, para empezar nunca fui Libra ¿Quién iba a suponer que la Nasa le iba a dar un repaso a esto? Esta no la vi venir.

Y es que a veces te sientes como seguro con tu vida y tus planes, y las cosas no funcionan así, todo cambia todo el tiempo aunque te pille con el paso cambiado.

Este nuevo año lo empiezo así, con un pequeño revés que pensé que podría controlar y un montón de puertas abiertas, como lo de ser profesor en Adalab.

Venga, ¿Qué planes hay para los 44?

No voy a hacer una lista porque al final hay tres cosas para las que necesito encontrar un hueco en la rutina diaria: nadar, leer y meditar.

Con 17 pensaba que los 40 serían como la misma muerte reflejada hacia dentro pero estamos en una época maravillosa donde tenemos mil opciones que no dejan que te sientas muerto a los 40.

Va, tío, te voy a hacer un regalo!

No. ¡NO, SUFICIENTE! Basta ya de regalos. Por suerte no necesito nada así que si quieres tener un detalle conmigo te animo a echar una mano al Refugio La Candela. Año tras año esta gente se deja la piel para que muchos animales tengan esa oportunidad más; chica o grande, una ayuda siempre les va a venir bien.

¿Cómo, que no eres muy de animales?

No pasa nada, haz una donación a una causa que mole. Te dejo un par de alternativas por si te ves falto de ideas; busca la tuya y celebremos el cumpleaños de otra manera!

Y hasta aquí. ¿Ves? Si no ha sido nada.
Nos vemos en 1 año… o no.

;)